El “Transmi” académico lleva pésimos ciudadanos

La escena raya en el colmo de lo absurdo: tomo el D70 en la estación Universidades y apenas en la segunda parada -Calle 26 con Caracas- se sube un señor de edad con claras dificultades para caminar. El bus no va atiborrado como para no verlo desde cualquier silla de cualquier color, pero nadie cede el puesto. Entonces, justo cuando me disponía a pedir una silla para el anciano, se pone de pie, de una de las sillas azules, un estudiante en muletas para darle su puesto.  El señor, confundido y compitiendo en dificultad con el enyesado, toma asiento agradecido. Treinta eternos segundos después -el tiempo que aproximadamente le tomó ponerse en pie al de las muletas- el joven que estaba sentado detrás deja su colorada silla y con resignada gentileza le da su puesto al enmuletado.
No era una broma para televisión ni una intervención urbana. Fue un caso perfectamente convencional.

Es ya absurdo que se enrede tanto una situación tan elemental a la que todos le daríamos solución fácilmente -dudo, eso sí, que la ejecutáramos- pero me antoja más grave, todavía más absurdo, que haya sucedido en hora valle y en el articulado que probablemente transporta a diario la esperanza de una nación: una catajarria de futuros profesionales de algunas de las universidades más importantes de Bogotá (Tadeo, Central y Andes, cuando menos).

En ese bus y en la estación Universidades he visto en hora valle de la mañana, cuando no hay fatigas significativas -salvo alguna parranda de lunes o martes- ni afanes o tumultos que exasperen hasta la violencia, todo tipo de exabruptos cometidos, sí señores, por estudiantes de aquellas prestigiosas universidades: los he visto paradotes antes de entrar al bus, entorpeciendo el flujo de los demás, esperando que venga otro que les asegure ir con silla, pues es inicio de ruta; y cuando ya están dentro y no encuentran puesto, se sientan en el piso del fuelle; claro, deben estar agotados de una jornada de dos horas de clase.

Estudiantes sentados en el fuelle agotados después de una extenuante jornada de dos horas de clase.

Estudiantes sentados en el fuelle agotados luego de extenuante jornada de dos horas de clase.

He visto chicas con arepa quesuda en mano y otras con perro caliente con adición de huevo de codorniz; uno no niega el hambre de la gente, pero podrían considerar algo menos oloroso o que ante una frenada no generara un círculo de daminificados , ¿no?

Chica desayunando

Sujeta desayunando en el D70

En otra ocasión tuve que decirle a otra que por favor le dejara el espacio de la silla de ruedas a alguien que venía, casualmente, en una silla de ruedas, pues aunque ya estaba parqueando ella no se movía de su lugar.
Incluso alguna vez encontré -sí, todo esto a la misma hora- un vaso de nevado de Juan Valdez entre los espaldares de una silla. Dudo francamente que lo haya dejado una persona de escasos recursos, de esas a las que culpamos de todo por su falta de educación. Más me antoja que era de algún estudiante de alguna universidad que tenga ese servicio en sus predios.

Como si fuera poco, cuando la turbamulta sale de la estación a clase -a cualquier hora- en sentido occidental (es decir, hacia la Tadeo y la Central), son más los que cruzan la carrera 3ª por donde les rinde más que quienes se toman el tiempo de hacerlo al derecho, como el perrito de la imagen.

Académicos cruzando por donde les viene en gana

Cll 22 Cra 3 – Nótese que hay más académicos cruzando por donde les viene en gana, que gente (y perro) en la cebra

Ahora, no me cabe la menor duda de que si el cruce hacia el oriente tuviera el mismo requisito de cruce del que va hacia abajo, la situación sería idéntica. Tengo mis motivos para pensarlo: trate Usted de cruzar por la cebra norte de la misma intersección hacia arriba y notará que rara vez un estudiante en carro, que uno supone baja de Los Andes, le cede a uno el paso que el semáforo ya le ha otorgado. Muy rara vez.

Claro, no todo está perdido: justo frente a la puerta oriental de la estación en donde para el D70, está el misterioso paradero del SITP lugar que, como en cada vez más sitios de la ciudad, otros estudiantes hacen fila para subirse a los buses con absoluta calma y cordura.
Pero permítanme estallar porque definitivamente son más los exabruptos y el de hoy… ¡el de hoy fue la tapa! 

Todos aquellos son los futuros profesionales que orientarán los destinos inciertos de estas atropelladas ciudad y nación. ¿De verdad nos seguiremos preguntando por qué nada cambia sin ponerle atención a estos asuntos?

Es hora de dudar algo que parece asumimos por defecto, y es que el ser (así sea buenos) profesionales nos hace buenos ciudadanos. Me parece claro que no es así y la verdad es que en un modelo de educación para la competencia y la supervivencia del pseudointelectual más apto, es muy difícil que algún día se consiga todo dentro del mismo paquete.

Ahora, no sólo pasa en el ámbito académico sino también en el espiritual. Recuérdese no más al sacerdote que hace días le hacía musarañas con sus santos dedos a alguien que le pedía que no fuera en contravía, o a los cada vez más numerosos pastores cristianos que llenan sus bolsillos con la fe de sus seguidores. Acá somos cualquier cosa (religiosos y profesionales, por ejemplo) antes que ciudadanos.

Es urgente que le demos vuelta a todo este esquema. Esta tierra nuestra no aguanta más grandiosos profesionales o fervorosos religiosos que sean pésimos ciudadanos. Los Nule, los de Interbolsa, los de Saludcoop, las Piraquive, todos seguramente han sido talentosos en sus oficios. ¿Qué tan diferentes son en sus cualidades como ciudadanos a quienes esperan que un sujeto en muletas le dé el puesto a un anciano con dificultades para moverse?

Creo que esa es la pregunta por hacernos. La estación Universidades y el D70, cuando menos, deberían ser ejemplo para la ciudad. Si allí no vemos otros comportamientos solidarios y sensatos, sumercé, apague y vámonos.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s