Velandia, sin pretensiones (o anotaciones para los que buscan vocación)

A Edson Velandia lo oí en vivo por primera vez hace unos cinco años en El Anónimo. Como siempre que he ido allá a ver qué hay en la tarima, esa noche me llevé una buena sorpresa pero con un sentimiento particular. Aquella vez quedé sintiendo que había experimentado lo auténtico. Y lo auténtico… lo auténtico no se encuentra con facilidad.

Cuenta Velandia que le pasó lo que a casi todos: encantóse -como él dijera- con el dogma académico de la universidad: el del buen gusto, el del conocimiento validado en occidente, por ejemplo. Asuntos que desestiman lo externo a las instituciones académicas: el conocimiento popular, la alteridad estética, la vida misma ajena al desarrollo, etc., que en el mejor de los casos aparecen como tema o insumo de estudio, pero no con la validez para ubicarse como interlocutores legítimos.
Pero después de eso, encontróse consigo mismo, debatiendo con unos, conversando con los otros. Y eso… eso no le pasa a casi nadie.

Allí veo yo el reencuentro con el camino hacia lo auténtico: “… y me devolví a la retahila, me devolví a la copla y… empecé a volver a escuchar al viejo que es un empírico, un bohemio, un borracho y… es un gran poeta popular que dice coplas como:

Ayer me diste un besito
y el beso me supo a dulce.
¡Cómo no me iba a saber
si tabas chupando panela!”

Escuchar al viejo.
El camino de Velandia hacia lo auténtico no está en una nostalgia -ni hipster ni conservacionista- por las tradiciones. Lo veo, más bien, en la disposición para escuchar, en medio de la avalancha de progreso que nos dice lo que es y lo que no, para tratar de encontrar la esencia. De allí, por ejemplo, debió sacar lo de divertirse con las palabras, sin que necesariamente eso implicara un regreso a la tradición.

Quienes tenemos raíces en el campo, extendidas en tallos hasta las ciudades y florecidas en títulos universitarios, tal vez nos hayamos encontrado con esa escena: una madre llamándole la atención al marido -o viceversa- para que tome nota de las recomendaciones de su hijo: “¡hágale caso que le está hablando un maestro!” Pero con dificultad notamos que la voz de quien aparentemente llama a la razón, si su contexto ha tocado lo que hoy conocemos como occidente, no es propiamente suya: es la de una época. Nuestros tiempos son de idolatría y veneración a la academia, de cariño y nostalgia por la tradición, y en ese sentido se nos complica la autenticidad.

Me ha gustado conocer a distancia a Velandia. Me parece un tipo sin pretensiones, pero eso no quiere decir que no tenga aspiraciones. Una cosa es la ambición pretensiosa y otra la auténtica. La pretensiosa aparece cuando uno es reflejo de una norma que no ha discutido -el paradigma del éxito, la estructura de la meritocracia-, por eso a veces pareciera que todos soñamos lo mismo. La auténtica, en cambio, es resultado de permitirle a interlocutores sumamente valiosos tener una voz igual de válida a la de uno.

¿Cuándo reparamos, como este tipo, en por qué dejó de gustarnos el Ricardo Arjona de nuestra disciplina por la aparición en nuestro panorama académico de un Frédéric Chopin? ¿O en por qué el Indie pseudovanguardista sustituye tan fácilmente una carranga o un bullerengue o una jota o… en nuestro imaginario aspiracional? Ojo, no para montarnos en la bicicleta de lo no-mainstream o lo vintage, sino, repito, para conversar de igual a igual desde lo académico con lo no institucional y ver si logramos escuchar para comprender.

La vocación es algo tan complejo como sutil. De lo sutil puede pasar que lo confundamos con lo pretencioso. De lo complejo, en cambio, nace la posibilidad de construirnos como individuos, de caminar hacia lo auténtico.

De allí que quisiera tanto, alguna vez, ver a Edson conversando con Germán.

Acá su participación en TEDx Pasto 2014:

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s