Dos años de cientos en muchos días

Los cumpleaños no son lo mío. Los celebro, sí, porque se pasa un buen rato, se comparte con gente que uno no ve hace tiempo, porque para muchos homenajeados es importante e incluso porque al menos se busca una forma de romper la rutina. Pero la verdad no entiendo bien de qué se trata eso de “felicitar” a alguien que cumpleaños. ¿Por qué ha de felicitar uno a alguien por simplemente seguir el transcurso del tiempo? ¿Qué tiene eso de logro, salvo que haya cursado un año muy conflictivo o con muchos retos? Yo creo que poco. Uno vivió durante un año, muchas veces ni siquiera por mérito propio, sino porque muchos otros están haciendo de todo para que uno pueda tener lo mínimo para seguir con la vida. Pero que sea algo que dependa de uno mismo y que sea digno de reconocimiento, no pasa siempre. Por eso prefiero desear un feliz año nuevo, cuestión que también creo cabe en la definición de “felicitar”: “Expresar el deseo de que alguien sea venturoso”, dice la RAE.

Ahora, si bien he preferido hacer eso desde que vengo pensando el asunto, no es lo que más me alegre. Disfruto muchísimo cuando encuentro alguien para felicitar porque en efecto el año que se cumple ha requerido de trabajo puro para seguir vivo. Hoy, ese alguien es el equipo de 100en1dia. El equipo que, aunque ha ido transformándose, está comprometido con mantenerse vivo y, de paso, darle continuidad a este monstruo de transformación con el que casi treinta ciudades de todo el mundo han podido dar un paso más en la construcción de ciudadanía.

Y es cierto que no es propiamente el equipo el que cumple años hoy (porque es más viejo), pues lo que se celebra es la realización de la primera jornada 100en1dia en Bogotá, pero como diría Alfredo Gutiérrez (mi amigo –si me puedo dar el lujo de llamarlo así-, no el vallenatero), a los eventos los hacen las personas y… no es que le vea mucho sentido felicitar a un algo que depende de quienes lo mantienen vivo para cumplir años. Así que me tomo el atrevimiento de felicitarlos a ellos hoy.

Ustedes, el denominado Coregroup de 100en1dia, merecen una felicitación enorme, primero como deseo de buen augurio para que todo lo que no se ha podido consolidar aún se concrete en este año que empieza, y segundo –sobre todo- porque cumplieron un año más de estar echando a andar un proyecto que no tiene referentes en el mundo y que de alguna manera atenta contra órdenes históricos de configuración de ciudad y construcción ciudadana. Eso es digno de ser aplaudido.

Hoy, desde mi distancia atenta, aunque recuerdo con emoción y su nostalgia propia los días anteriores a lo que hoy cumple dos años, creo más firmemente en la agencia de este movimiento. Porque, como dije en el último workshop del 100en1dia Bogotá 2013, esto no se trata de salir a la calle a decirle a los demás cómo es que deben constituirse como ciudadanos; por el contrario, lo que logra 100en1dia es que todos los que hemos hecho parte de los grupos de organización, de las acciones ciudadanas y del coregroup, seamos mejores ciudadanos en la cotidianidad. Por eso, en la medida en que sigan haciendo el esfuerzo para que más ciudades del mundo puedan apropiarse del modelo y lo ejecuten en sus calles, su misión estará asegurada: miles de personas por cada día que se realice, transformarán su cotidianidad y saldrán a transitar las calles con alguito más de consciencia del otro.

Felicitaciones, Coregroup 100en1dia. Felicitaciones por lo que viene, felicitaciones por lo logrado.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s