Votaré con miedo

A veces me cuestiono si voté acertadamente, teniendo a Uribe como candidato, al hacerlo a consiencia y por el personaje que creí idóneo, a pesar de saber que la infamia guiaría al país con una gran mayoría apoyando.
Hoy no siento rabia ni ira, ni molestia ni fastidio al ver cómo la popularidad de Zuluaga sube sospechosamente conforme se acerca el tiempo de las elecciones; hoy siento miedo, angustia, susto, temor. Hoy amanecí en la desesperanza a tal punto que estoy dudando votar por alguno de los que realmente quiero que sea presidente del país, con tal de que Uribe no vuelva a subir. O Zuluaga, que da igual… o que es peor.

Cuando H. Arendt visitó el juicio de Eichmann (y esto lo he dicho muchísimas veces) por ser el encargado de llevar los judíos a los campos de concentración, y reconoció en él lo que luego llamaría la “banalidad del mal”, nos hizo ver que no hay seres más peligrosos que los burócratas convencidos de que cumplir con las órdenes laborales que les indican, es la forma por excelencia de hacer el bien.

Creo que Zuluaga es peor que Uribe, precisamente, por lo que acabo de mencionar y por lo que dice Silva Romero en esta columna: Zuluaga no es él, no es siquiera su cinismo, su descaro, su infamia: es la de Uribe, la de quien le da órdenes y le indica qué es el bien, cómo se opera y ejecuta.

Por eso siento que en quince días tendré una de las elecciones, para mí, más incómodas y dolorosas que he tenido desde que tengo el derecho de ir a marcar ese papel; tengo quince días para vivir en la incomodidad de la consciencia, para no vivir en esa misma o una peor por los siguientes 8 años. Y lo más complicado es que quisiera enfermamente que quienes hoy viven en la apatía del voto, de la presidencia, de lo que aún rige de alguna manera a este país, se impregnaran con esta incomodidad, en lugar de seguir en su despreocupados días creyendo, como decía Jaime Garzón, “que la vida es verdad”.

Incomodémonos en la consciencia al menos por estos quince días. Que sea un ratico que nos disminuya incomodidades a futuro, o por lo menos el apelativo de inconscientes.

http://www.eltiempo.com/archivo/documento/CMS-13960356

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s